Envío gratis a todo México a partir de $500, además de meses sin intereses con PAYPAL

Protector solar ecológico

En estos tiempos nos hemos visto obligados a hacer consciencia del impacto de nuestras acciones sobre el medio ambiente y la industria de la belleza no es la excepción. Recientemente se ha comprobado que algunos protectores solares son dañinos para el medio ambiente. Hablamos en concreto del Benzophenone-3 que tiene la función de filtrar los rayos UVA.


Es por eso por lo que en esta época vacacional conviene estar al tanto de los productos que cuidan al medio ambiente, especialmente considerando la cantidad de personas que abarrotan las playas del mundo cada año.


Para darnos una idea, podemos mencionar a Hawái, donde se estima que cada año llegan al mar 190 kilos de protector solar. 


Seguro estás pensando que no es demasiado, pero si te decimos que basta una gota de Benzophenone-3 diluida en seis piscinas olímpicas para propiciar el blanqueamiento de los arrecifes de coral, imagina lo que pueden hacer 190 kilos.


Es importante que sepamos los tipos de filtros solares que existen para poder elegir el correcto.


  1. Físicos. Estos filtros crean una especie de pantalla protectora y refleja los rayos del sol, nos referimos a ellos como filtros minerales y se suelen hacer con óxido de titanio o de zinc.

  1. Químicos u orgánicos. Estos filtros solares absorben los rayos mediante un proceso químico, esto quiere decir que no se reflejan, sino que se asimilan y esa energía se transforma en calor.


Para entrar al mar hay que optar por los filtros físicos, al tener componentes minerales, es más fácil que sean asimilados por el ecosistema, mientras que los químicos son absorbidos por la flora y fauna y esto puede alterar la composición de su cuerpo.


Pero no solo los filtros solares deben ser biodegradables, hay una serie de ingredientes que también están en la lista negra y es mejor evitar como: Octocrileno, butil metoxidibenzoilmetano, hexilodecanol, dimetil apramida, cetil dimeticona, metilparabeno, polietileno, propilparabeno o butilcarbamato. 


Cabe señalar que si no vas a nadar en ningún ecosistema puedes usar cualquier filtro solar. Tanto los bloqueadores biodegradables como los que no lo son tienen suficiente efectividad contra los rayos dañinos que nos ponen en riesgo de desarrollar cáncer de piel, por lo que siempre hay que usarlos.


Eso sí, siempre teniendo en cuenta la salud de nuestro planeta. Conoce más sobre Cuidado de la piel aquí.